DETUVIERON A JOVEN ACUSADO DE VIOLAR A DISCAPACITADA

El detenido vive en Merlo y fue capturado en su trabajo en el distrito de Moreno. Denunciaron que atacó a la víctima quién está postrada en su cama.

Un joven de 25 años fue arrestado por una violación a una joven de 18 años en la localidad de Merlo. Al parecer, todo comenzó con una cita que se concretó a través de la aplicación Waplog, popular en Android y se dio en la casa de la joven, que vive en un barrio de la localidad bonaerense de Morón. En principio la víctima tiene un síndrome que impide su movilidad.

El sujeto fue identificado como David .G, oriundo de Merlo, trabajador de una fábrica de aberturas en Moreno. La cita fue en la casa de la joven. La madre de la chica fue quien le abrió la puerta y lo llevó al cuarto de la joven. Allí, en el cuarto, según la acusación en su contra, en un lapso de 25 minutos, David supuestamente la violó. Tras supuestamente cometer el hecho, el sospechoso dejó la casa.

Así, la familia de la víctima denunció el hecho en la Comisaría de la Mujer de su zona. La víctima declaró: “Le pedí que parara, me tapó la boca para que no grite”, afirmó. Su cuerpo fue analizado. Las lesiones en su vagina eran evidentes, con una laceración intensa que le provocó una hemorragia. Su testimonio permitió identificar al presunto abusador, conocido apenas por su nombre de pila, con un cotejo a través de redes sociales.

CONURBANO OESTE: TRES JÓVENES ASESINADOS EL PRIMER DÍA DEL AÑO

La calificación del expediente del hecho, en manos de la UFI N°8 de Morón a cargo de la fiscal Adriana Suárez Corripio, tiene un agravante: la condición de la víctima, que se encontraba postrada en su cama. Según confirmaron fuentes policiales a Infobae, la joven vive con una discapacidad motriz que incluye un leve retraso madurativo. Usa pañales: no puede girar su cuerpo por sí misma. Su diagnóstico es el síndrome de Pena-Shokeir.

David G. fue indagado por la fiscal Suárez Corripio, según fuentes del expediente. Dio su testimonio durante más de dos horas: aseguró, según confirmaron fuentes del caso, que había acordado el encuentro con su víctima con el propósito explícito de tener sexo, que todo fue consentido. El cuerpo de la víctima dice lo contrario.

 

Deja una respuesta