EL PALOMAR: LOS RESPONSABLES DEL REFUGIO DE PERROS NO QUIEREN TRASLADARSE

Una de las voluntarias manifestó su descontento con el plano de construcción de viviendas y contó qué les propusieron como solución.

El municipio de Morón construirá viviendas y torres de departamentos en el predio de la Base de el Palomar. Esta determinación, trajo consigo la complicación de un refugio de perros que funciona allí que se vería afectado por estas construcciones. Margarita Otero, voluntaria del refugio de perros en el Palomar, expresó en el Tanke de Búnker al respecto: “El refugio funciona desde hace 30 años en un predio que ocupa 1,3 hectáreas de un predio más grande que son 540, que es un donde funciona la base aérea y la brigada de El Palomar. En ese espacio, una franja de aproximadamente ocho hectáreas fueron cedidas al municipio de Morón para la construcción de viviendas y torres. Ahora el diseño de este proyecto se hizo hace 3 o 4 años, el pequeño detalle fue que se realizó arriba de nuestras cabezas. El predio donde estamos, está absolutamente construido y tenemos para empezar a hablar un cerco perimetral, varias casas para los perros, una enfermería, talleres varios en los que tenemos elementos para atender a los animales. Tenemos caniles con red eléctrica y de agua. No es cuestión de trasladarnos de un día para el otro, todo eso se hizo con plata de la gente”.

“Cuando nos visitó el intendente Lucas Ghi, hicimos una recorrida por el lugar, La semana pasada fuimos invitados a una reunión del municipio de Morón, la propuesta del municipio fue reubicarnos, pero nosotros no podemos irnos por esto se hizo con dinero de la gente. Nosotros estamos en obras, realizamos el techado de algunos de los caniles, pero tuvimos que parar las obras por pedido del intendente de Morón. Esto se realiza con esfuerzo de voluntarios, con ventas de plantas, ropas y pequeñas donaciones”, sostuvo con respecto a qué les pidieron del municipio.

En relación a las posturas, la voluntaria del refugio remarcó su predisposición para negociar: “La charla con las autoridades siempre está abierta, por eso fuimos sorprendidos con la decisión. Nosotros estamos hace 30 años, el que diseñó el proyecto debía haberse aproximado al lugar para ver qué es lo había. Lo que nosotros proponemos y manifestamos en la última reunión es el rediseño de una parte del plan, ya que es una superficie grande y toda la geografía del lugar es igual, salvo la que estamos nosotros es toda una parte arbolada alrededor del refugio. Nosotros solicitamos el rediseño de una parte del plan, porque espacio hay, la característica de la zona son similares, así que es factible y viable que se cambie”.

Por otra parte, Otero destacó la gran inversión económica que se hizo y se debería volver a realizar en otro lugar: “El número de inversión es de medio millón de dólares en casi tres décadas en el lugar, todo eso se logró con plata de la gente, entonces qué necesidad hay tirar ese dinero a la basura para volver a construir lo mismo con plata nuestra para hacer algo que ya está hecho. Lo que nosotros realizamos es un servicio de salud pública, la misma tiene que ser llevada a cabo por nación, provincia o municipio según corresponda con dinero destinado de los mismos, pero nosotros lo realizamos ad honorem. A lo largo de todo este tiempo se dieron en adopción 4500 animales, que fueron sacados de las calles y consiguieron familias”.

Por último, la voluntaria destacó el trabajo que realizan y cómo lo hacen: “A lo largo de todos estos años el número fue variando en cuanto a la cantidad de perros, todo se fue mejorando. Tuvimos picos de 350 perros, hoy tenemos 160. Hay dos asociaciones civiles sin fines de lucro que trabajan allí, que recaudan fondos para solventar el refugio. Del municipio de Tres de Febrero tenemos la ayuda con las vacunas y el alimento, el resto se paga y consigue con lo que dona la gente”.

Deja una respuesta