LOS MATREROS DE PIE PESE A LA PANDEMIA

Entrevistamos a Diego Morales, presidente del Rugby Club Los Matreros. El mandamás del conjunto de Morón habló de la actualidad del club, como afectó la pandemia que aún continúa, el retorno a los entrenamientos de las disciplinas y demás.

La pandemia, que aún continúa afectando al mundo, también dejó sus consecuencias en el deporte, sobre todo a los clubes amateurs. Los Matreros no estuvo ajeno a esta situación y fuimos en busca de la palabra de su presidente, Diego Morales, para que nos cuente como es la actualidad del club. Estas fueron sus declaraciones más relevantes.

“El año pasado no se pudo jugar, lo que afectó económicamente a muchos clubes. En nuestro caso particular, perdimos sponsors, ingresos por estacionamiento, que durante los campeonatos de rugby y hockey es un buen ingreso. En cuanto al cobro de las cuotas, nuestros socios respondieron. Los vitalicios aportaron con el pago de cuatro cuotas extraordinarias, que nos ayudarán mucho. El 2020 fue un año en el cual no pudimos seguir avanzando con nuestro proyecto de continuar con obras. Pero bueno, comparados con otras instituciones, estamos bien y pudimos superarlo”, explicó sobre lo económico.

El año pasado, desde la institución de Morón se realizaron actividades solidarias: “El 2020 nos encontró haciendo distintas acciones solidarias, a través de un proyecto que pudimos concretar qué es lo que llamamos Matreros Solidario. Hicimos cuatro jornadas de donación de sangre para el Posadas, donaciones de calzado y ropa y varias acciones con un merendero cerca del club. También, los chicos preparaban y cocinaban empanadas”.

Morales, expresó su felicidad por el regreso a los entrenamientos del hockey y rugby: “En este momento estamos felices por la vuelta al club. Tanto las chicas de hockey, como los chicos de rugby superior, juveniles e infantiles, están entrenando en el club con protocolos”.

Luego, agregó: “Nuestros deportes son amateur, entonces para nosotros es todo felicidad. Poder ver a los chicos y chicas entrenando, divirtiéndose, nos llena. Es nuestro objetivo, sacar a los chicos de la calle, la play, la computadora y que vengan a jugar. Ambos deportes son eso, un juego. A pesar de que compitan por ganar, no deja de ser un juego. Y para los que ya no podemos practicarlos, es juntarse en nuestra segunda casa a cenar, charlar y seguir fomentando la amistad”.

Consultado por los proyectos que debieron suspenderse por la pandemia, respondió: “Particularmente, no te puedo decir. Ya que, a medida que tenemos ingresos, vamos haciendo obras. Pero por ejemplo, no sembramos las canchas de rugby. No continuamos una proyectada para los quinchos de terceros tiempos, que estaba en carpeta. Tenemos proyectadas obras a corto y largo plazo, dependiendo de los ingresos”.

 

Si bien el 2020 fue muy duro, remarcó algunas cosas positivas: “Nos encontramos con que el staff de empleados quería volver a trabajar, si o si. Se sintieron acompañados por el club, porque no le bajamos el sueldo a ninguno de ellos. Nos ayudaron los socios pagando la cuota. Hicimos muchas cosas virtuales, juegos. Todos los domingos, llegamos a meter 130 o 140 familias jugando por diferentes dispositivos. Nos encontró con la solidaridad. A pesar de no poder ir al club, este nos dio muchas satisfacciones”.

La actualidad del rugby, disciplina que ascendió a la Primera A en 2019: “Estamos esperando que la URBA decida que tipo de competencia va a haber este año. Está supeditado a la autorización de la provincia de Buenos Aires y CABA. Y luego, cada municipio aprobará la vuelta al juego. Ansiosos de volver a jugar. Por ahora sería sin público, sin uso de vestuarios y sin terceros tiempos, que tanto en el rugby como en el hockey son tan importantes como jugar. Pero hay que acomodarse a los tiempos que vivimos”.

Con respecto a los socios que estén al día, el directivo aclaró: “Beneficio económico o descuento en la cuota, no habrá. Nosotros tenemos un lema en el club que dice, nadie puede dejar de jugar al rugby o al hockey porque no pueden pagar la cuota. Tenemos sistema de becas, chicos becados. El año pasado, se atendió cada caso puntual de los que no podía pagar la cuota. Hay muchos que no pudieron en 2020 y se los becó. No hay beneficios porque el club vive de las cuotas, si no hay sponsors y no se pagan las cuotas, no tendríamos ingresos para mantener al club”.

Para concluir, explicó lo que es ser dirigente de un club amateur, sobre todo en esta época, y sus dificultades: “Para nosotros no es difícil porque tenemos sentido de pertenencia. Todos los que somos dirigentes de clubes amateurs, y especialmente de rugby y hockey, lo hacemos porque lo amamos. Somos un equipo que trabaja por y para el club, tratamos de devolverle todo lo que nos dio cuando jugábamos. Mientras nos formó como personas. Se hizo difícil en otras épocas, cuando tuvimos que vender para hacer un club nuevo y arrancar de cero, sin plata. Tener que hacer obras. Hoy estamos equilibrados, económicamente. Si querés encontar una dificultad, le sacamos tiempo a la familia y a nuestro trabajo, es desgastante. Entonces, no sólo los dirigentes, sino que los entrenadores también vienen gratis. Por eso se va renovando el cuerpo técnico”.

Por: Ezequiel Olivera 

Deja una respuesta