viernes, febrero 23, 2024
DestacadasPolítica

Milei llora y el pueblo se lamenta

Opinión: Marcelo Rodríguez, periodista. La imagen del presidente Milei en Jerusalén visiblemente emocionado en el Muro de los Lamentos entrega una sensación que a priori podría ser vista como empática, más allá de la utilización en los memes que lo relacionaban con el repentino derrumbe de la ley ómnibus.

Es evidente que hay años luz entre esa imagen y las necesidades del pueblo que él preside. Necesidades agravadas por sus políticas de ajuste. Gran parte del pueblo vive cada vez peor.

Ese mismo día, por ejemplo, el boleto de colectivo aumentó un 250 porciento de un plumazo. Todo en un contexto de permanente disparada de precios de todos los productos de la economía diaria, pero fundamentalmente de los alimentos. La devaluación del 118 porciento sumada a 2 meses consecutivos de inflación que entre ambos llegan al 45%, sin dudas llevo a decenas de Miles de argentinos y argentinas a la pobreza.

Un Informe que hizo el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) proyecta que entre enero y marzo de este año Argentina tendrá un 50 porciento de pobres, más de 20 millones 200 mil  personas que por sus ingresos no accederán a la canasta básica total.

“Argentina terminó en diciembre con 45 porciento de pobres y en ascenso. Con la caída de la tasa de empleo, el aumento de la inflación y la baja del salario real en el sector formal y, peor aún, del sector informal, se va a producir un shock  de aumento de la pobreza cercano al 50%”. Así lo estimó Agustín Salvia, director del centro de investigación de la UCA que sigue la evolución de la problemática social desde el año 2001.

En línea con esta proyección, trascendió la información que en el contexto de la pasada revisión, el  gobierno presentó una carta de intención al Fondo Monetario Internacional (FMI)  en el que estimó que fehacientemente más de la mitad de los argentinos vive bajo la línea de pobreza. Es decir, que en dos meses la pobreza pasó de 40 a 50 porciento.

El éxito discursivo de las Derechas, no solo en nuestro país, sino a lo largo y ancho del mundo es hablar de la pobreza como si fuese una enfermedad sin cura. Como si fuera algo que nació de un repollo y no tiene solución. En realidad, para resolver la pobreza primero hay que hablar, abordar y atacar la riqueza. La concentración económica es el dilema. En vez de pobreza deberíamos hablar de desigualdad. Es decir, muchos no tienen nada porque pocos tienen muchos.

Según las cámaras de ambos sectores en los últimos 20 días la gente compró un 42% menos de medicamentos y un 37 porciento menos de alimentos.

Cuando hay menos Estado estos parecen ser los resultados. El Mercado y su hipotética mano invisible no tiene rostro, no tiene corazón pero si genera pobreza y hambre.

El presidente Milei llora en el muro de los lamentos y a 12 millones 765 mil kilómetros, su pueblo comienza a lamentarse y cada vez más individuos,  tienen ganas de llorar.

Por Marcelo Rodríguez.