EL BEBÉ ASESINADO PRESENTABA GOLPES “NO ACCIDENTALES”

Así lo reveló la autopsia al bebé de un año y siete meses que fue asesinado a golpes en una casa del barrio La Teja, en Merlo. Por este motivo, la madre quien está imputada por “homicidio agravado por el vínculo”,  todavía continúa detenida.

Según el informe, la víctima, identificada como Leonel Benjamín, presentaba 16 lesiones en el cuerpo, marcas de presión en el cuello y golpes en ambas piernas, que estaban desgarradas por torción.

Para los médicos forenses, las lesiones no fueron incidentales y son consistentes con un caso de maltrato “indudable y muy violento”, precisaron en el acta.

Además, los resultados indicaron que el bebé presentaba traumatismo de cráneo grave, lo que le provocó la muerte tras permanecer un día agonizando.

La madre del niño, quien fue aprehendida el jueves 19 de abril a la tarde en el Hospital de Pediatría Juan Garrahan, donde había llevado a Leonel cuando aún se hallaba con vida, se declaró inocente en su indagatoria e intentó desvincularse del crimen.

Al respecto, la fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Morón, Adriana Elizabeth Corripio, consideró que Paredes Soria no convenció con su relato porque se trató de un “cuento fantástico” en el que modificó varias veces la explicación sobre las heridas de vieja data que tenía su hijo en la cabeza.

Ahora, la fiscalía espera tomar testimonios de familiares y amigas de la mujer para

recoger detalles sobre la vida cotidiana del bebé junto a Jennifer.

CONOCÉ LA HISTORIA COMPLETA: UN BEBÉ DE UN AÑO MURIÓ AL RECIBIR UNA PALIZA

La principal sospecha de los investigadores es que la mujer golpeó en la cabeza a su hijo en su casa, ubicada en las calles Cramer y Pilar, en el barrio La Teja, dijeron las fuentes de la investigación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *