CONCEJAL DEL GEN SE EXPRESÓ POR LOS CORSOS BARRIALES

Los murgueros solicitaron una cautelar en la justicia para realizar los corsos no autorizados por el municipio.

Este año los corsos barriales no podrán actuar en el municipio de Morón, la disposición despertó opiniones para todos los gustos y en ese sentido la concejal Sandra Yametti del GEN expresó lo siguientes en sus redes sociales:

“Como todos los años, los vecinos de Morón esperan recibir durante febrero a los corsos barriales, imagen viva del respeto a una expresión cultural popular que homenajea el libre pensamiento, la inclusión, la intervención de los jóvenes, la solidaridad. Sin embargo, este año se ven afectados por la voluntad del gobierno municipal de no brindar los servicios básicos para la seguridad de los vecinos, como son los cortes de calles y la bajada de luz, haciendo así peligrar la realización de los corsos barriales al dejar de garantizar a los vecinos y a las murgas la seguridad necesaria para poder llevarlos a cabo de forma adecuada”.

yametti.jpg

En su texto la concejala continuó: “Las murgas afectadas, autogestivas y que sólo requieren del municipio la colaboración referida, recibieron como respuesta a sus reclamos la amenaza de responder con fuerzas policiales si llevaban a cabo sus actividades, en una actitud incomprensible de la actual gestión de cerrar todo tipo de diálogo y de apropiarse de la cultura permitiendo solamente los corsos que ellos organizan. Esto llevó a que en el día de hoy el Colectivo Carnavalero de Morón, integrado por las murgas del municipio, interpusiera una acción de amparo pidiendo una medida cautelar a fin de que el gobierno local se abstenga de enviar fuerzas de seguridad en caso de realizarse los corsos”.

Y para finalizar manifestó: “Como Partido GEN reivindicamos la importancia del acceso a la cultura, a la pluralidad de voces y la posibilidad de expresarse libremente en cualquiera de sus formas, porque consideramos de suma importancia que se respeten y no se censuren los espacios de manifestaciones populares. Los corsos barriales independientes no son delito, y tanto las murgas como los artistas callejeros y los vecinos que los acompañan y disfrutan deben tener garantizado el derecho de acceso a la cultura y a la libertad de expresarse, consagrados en la Constitución Nacional y por pactos internacionales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *