EL PESO DEL APELLIDO SABBATELLA

Por primera vez en mucho tiempo, la lista del kirchnerismo en Morón, hoy integrado al Frente de Todos, no lleva a un Sabbatella entre sus candidatos. El peronismo moronense entendió que ese apellido tiene el peso negativo de un ancla y un Nuevo Encuentro aislado tuvo que ceder. Hay malestar en la mesa chica por no haber podido incluir a Camila, la hija de Martín.

El sabbatellismo, a través de su candidato, el ex intendente Lucas Ghi, presentó en su cuenta de Facebook la lista de concejales y consejeros escolares que lo acompañarán para intentar imponerse en las elecciones. Quien encabeza la lista de precandidatos a Concejales es la mano derecha de Martín Sabbatella, el polémico Diego Spina, quien buscará renovar la banca y que está presente en cada acto de Ghi, seguido por Mariana Pintos, del Frente Renovador.

Sin embargo, llamativamente, o no tanto, entre los nombres que figuran como candidatos, no hay ninguno que porte el apellido “Sabbatella”. En el entorno de Nuevo Encuentro dicen que no les quedó otra porque el resto de la oposición les dio la espalda y desde el PJ local saben la portación negativa del apellido con fines electorales. Los números hablan: en las últimas tres elecciones las boletas que llevaban a Hernán, hermano de Martín, solo conocieron la derrota.

Esto generó la furia del “sabbatellismo” más puro. No fue por la ausencia del mayor de los Sabbatella, alejado hace tiempo del plano local y denostado por los vecinos que se sintieron “traicionados” por su paso al kirchnerismo. Tampoco Hernán, el más chico, la cara de múltiples derrotas. El malestar principal fue por Camila, la hija de Martín, que hace años lo acompaña y se había ilusionado con una oportunidad. Fuentes cercanas al sabbatellismo responsabilizan de esta estrategia al ex prensa de Martín en Morón y AFSCA, Fernando “Larry” Torrillate.

Así las cosas, el sabbatellismo intentó limpiar su imagen, o al menos no ser detectado en la boleta. Sin embargo, en el ambiente local aún se recuerdan las obras que dejó paralizadas Ghi y el accionar de Diego Spina en cada uno de los puestos que ocupó de la mano del líder de Nuevo Encuentro. “El apellido Sabbatella tiene el mismo peso que un ancla en Morón”, dicen en el barrio. Cada vez se hunde más y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *