EL PRIMER “ÁNGEL” QUE SALVÓ A BAUTI, EL NENE DE DOS AÑOS QUE CAYÓ EN UNA PILETA DE ITUZAINGÓ

Además de los dos policías reconocidos por salvarle la vida a Bautista, un vecino fue el primero en rescatarlo. Aquí te contamos la historia de Héctor, un luchador de la vida.

Para Héctor Fasoli hay un antes y un después luego de salvarle la vida a Bautista, un bebé de dos años que cayó en la pileta de su casa de Ituzaingó y ante la desesperación de su abuela parecía que ya nada se podía hacer para salvarlo.

Ese mediodía, Héctor estaba en la vereda limpiando el radiador de su camioneta a unos quince metros al frente de la casa de Bauti (en Juncal al 900). De pronto, empezó a escuchar gritos desgarradores que iban en aumento, allí decidió accionar e ir hacia la casa vecina.

Otro vecino avisado de la situación ya estaba en el lugar y entre los dos intentaron romper la reja pero no pudieron. Más almas solidarias se sumaron y entre unas cinco y seis personas que pasaban por la calle y bajaron de sus autos pudieron romper el ángulo superior de la reja para socorrer al bebé.

Te puede interesar  DESDE CAMBIEMOS MARCHA UN PEDIDO DE INFORMES POR LA CENA DEL DÍA DEL MAESTRO

Por allí lo pasaron a Bauti, en estado crítico. “Lo recosté de costado en una almohada e hice todo lo que había aprendido cuando fui guardavidas y brigadista”, le relató con simpleza Héctor a Sector Prensa.

Las tareas de RCP lograron que Bauti pueda seguir viviendo, luego llegaron dos policías a bordo de un patrullero que lo cargaron en el mismo momento sin dudarlo y rompiendo protocolos lo llevaron a la clínica ex Dávila. Pero poco se sabía del arrojo de Héctor y sí se conoció bastante del capitán Alejando Torres y el subteniente Esteban Rojas, más allá que desde Sector Prensa siempre citamos que “un vecino” había sido clave en el milagro. Ese vecino, no es otro que Héctor Fasoli.

“Todavía me dura la adrenalina de la vida en el cuerpo dándome fuerza interna. Es más yo nací el miércoles de nuevo, así de simple gracias a dios y a ese ángel que se llama Bautista”, nos escribió Héctor a corazón abierto donde también nos contó que atraviesa por un duro trance para el que ahora adoptó muchas fuerzas para afrontarlo: “A mí me diagnosticaron hace dos meses un tumor de 9 centímetros en el páncreas con metástasis en el hígado y un tumor de 5 centímetros en el pulmón.  El viernes pasado me dieron la tercera sesión de quimioterapia. Tengo 56 años y me pasó algo con este angelito Bauti, yo accioné lo que sabía y dios por intermedio de Bauti me devolvió la vida a mí, realmente lo veo así”.

“Experimentarlo fue mi gran señal de que esto debe continuar”, expresó Héctor.  Un luchador que siente que Bauti le dio vida, que ese miércoles volvió a nacer y que su lucha debe continuar.

Te puede interesar  CON INVITADOS ESPECIALES SE PRESENTA LA NUEVA INDUMENTARIA DEL VERDE
Las palabras de Abi, la mamá de Bauti, y todo su agradecimiento para Héctor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *