FAMILIARES Y AMIGOS RECORDARON A MARTÍN Y JOSÉ A UN MES DE SUS ASESINATOS

Con profundo dolor e indignación, por el accionar de la justicia, se realizó una concentración en las escalinatas de la Catedral de Morón para recordar a las dos victimas del accidente de Acceso Oeste.

El 15 de febrero era un día más para Martin Galarraga y Juan José Castilla, sin embargo, encontraron la muerte en Acceso Oeste en horas de la madrugada. Martín como todas las mañanas, iba bordo de su moto hacia su trabajo y Juan José estaba realizando un viaje en uno de los camiones de su empresa de La Pampa.

Los dos trabajadores, no contaron con la impericia de un conductor en estado de ebriedad como Alan Rodríguez quien iba a bordo de su automóvil a alta velocidad, presuntamente corriendo picadas. El imprudente conductor, colisionó con la moto de Galarraga y luego obligó a Castilla a una maniobra brusca que lo hizo volcar su camión para evitar el choque con su vehículo. Tanto Martin Galarraga como Juan José Castilla fallecieron en el acto.

A un mes de sus muertes, familiares y amigos los recordaron en las afueras de la Catedral de Morón. “Solo pedimos justicia, que estas muertes no queden impunes… que cambien las leyes, que los asesinos al volante vayan presos”, comenzó el dialogo con los medios presentes, María Galliano, viuda de Martín Galarraga.

20180315_193319.jpg
Se prendieron velas para recordar a Martín y Juan José. 

En sus rostros se dejó ver el dolor y la indignación. Cabe destacar que a Alan Rodríguez lo liberaron hace 10 días, el pasado 6 de marzo, el mismo día que Martín hubiese cumplido 39 años.

La desafortunada medida, de dejar a Rodríguez en libertad, por parte del juez de Garantías Jorge Rodríguez (juzgado de Garantías Nº 5 de Morón) alimentó mucho más la indignación de los presentes: “No sé si creo en la justicia, pero lo va a pagar en vida, no podrá vivir con su conciencia”, aportó con profundo dolor la viuda de Martín con quien convivía hace 12 años.

20180315_203348.jpg
De izquierda a derecha, Gladys, Candela y María. las familias están unidas en el pedido de justicia.

“Salir borracho con el triple de alcohol en sangre y a alta velocidad no es salir a matar, por eso la condena no existe”, manifestó Candela, la hija de Juan José Castilla sobre los dichos de los jueces y la fiscal hacia ella, además de aclararle que por no tener antecedentes y por no entorpecer la causa, Rodríguez fue dejado en libertad.

Sobre Alan Rodríguez podría pesar una condena de 4 años de prisión, lo que para las familias es insignificante como castigo: “No tendría que ni haber salido, debió quedarse adentro mínimo ocho años… le dieron la libertad y se fue a festejar sobre los cadáveres y sobre todos nosotros”, dijo Gladys, la hermana de Juan José, al borde de las lágrimas haciendo referencia a la conducta del responsable de la tragedia, quien fue a “bailar” luego de haber obtenido su libertad el pasado 6 de marzo, el día que debió estar festejando Martín sus 39 años de vida.

Entre lagrimas, la hija de Castilla llegada desde La Pampa hace días a Buenos Aires para hablar con el juez, la fiscal y participar del recordatorio, expresó: “La justicia nos dice que no es abandono de persona… ni él, ni sus dos acompañantes se acercaron a ver los cuerpos (iban tres en el auto). Minutos antes habían subido una historia de Instagram festejando y tomando en el auto, eso lo aportaremos en estos días a la causa ya que las personas que iban en el auto con Rodríguez habían declarado que venían durmiendo”, le adelantó Candela Castilla a Sector Prensa.

Por Mariano Genisso

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *