GLOBALIZACIÓN A LA ORDEN: LA MASACRE DE NUEVA ZELANDA

Tras el llamado ataque terrorista en dos mezquitas en Nueva Zelanda, las redes sociales han mantenido al mundo informado… y mucho más.

Esta semana, un hecho trágico ocurrió en Nueva Zelanda. Dos mezquitas fueron atacadas por un hombre armado, resultando en 50 muertos y un país conmocionado. El hecho, que fue denominado ataque terrorista por periódicos y páginas web a lo largo y ancho del mundo, fue llevado a cabo por un hombre blanco ultra-nacionalista, luego de que éste publicara un manifiesto racista en las redes sociales.

La globalización suele ser nombrada como algo bueno; nos ayuda a saber qué ocurre en todas partes del mundo, casi al instante. Apenas ocurrió la masacre, todo el mundo se enteró, principalmente por las numerosas publicaciones en páginas de noticias y periódicos. Lamentablemente, algunas de estas notas buscaban chivos expiatorios, por ejemplo inventando relaciones entre el ataque y los videojuegos, en lugar de informar realmente a la gente como un medio debería hacer.

Sin embargo, la globalización, al igual que todo, tiene un lado oscuro, que en este caso ha quedado muy expuesto; el atacante, luego de publicar su manifiesto, se dispuso a transmitir en vivo el ataque a través de Facebook. Obviamente, Facebook eliminó el video tan pronto como pudo, pero no antes de que miles de usuarios en todo el mundo lo vieran y descargaran, para luego re-subirlo a la plataforma y a otras redes sociales.

Facebook ha declarado que, en tan sólo 24 horas, eliminó más de 1.5 millones de copias del video del ataque. Por otro lado, Reddit, un conocido foro online en el que se tratan numerosos temas, ha eliminado r/watchpeopledie, un sub-foro en el que se publicaban videos de muertes, alegando que el foro mantiene una política estricta en contra de la glorificación de la violencia. Esto ocurrió justo después de que, al igual que en Facebook, se subieran al sub-foro copias del video de la masacre.

Incluso YouTube, que tiene políticas muy estrictas en cuanto a los videos que se pueden subir, debió esforzarse por combatir la publicación de este video. YouTube tiene un sistema que elimina automáticamente videos de pornografía infantil y contenido relacionado a terrorismo, pero no lo utilizó en este caso para no eliminar por error informes de noticias. Si bien YouTube borra todo contenido que pueda shockear a sus usuarios, no lo hace con las noticias, en su lugar marcando los videos como no aptos para todo público. En base a esto, los videos de la masacre pudieron subirse, y un equipo de moderadores humanos debió revisarlos para eliminarlos.

De nuevo, la globalización no es algo malo, y las redes sociales tampoco. Pero es en situaciones como esta, donde lo peor de la humanidad sale a la luz, que vemos también el lado oscuro de la tecnología que tan comunicados nos mantiene. Si bien ya se han borrado millones y millones de copias del video, estoy seguro que más seguirán apareciendo.

Por Martín Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *