“RECORREMOS CAMPOS Y HACEMOS POZOS PARA BUSCAR A MI HERMANO”

La vida de Fátima cambió de un día para el otro, busca a su hermano Ariel Alé, mecánico de General Rodríguez, que está desaparecido hace más de 40 días. Hay un detenido que cambió varias veces de testimonio y en su casa se hallaron charcos de sangre en varios lugares.

Desde el 9 de noviembre nada se sabe de Ariel Alé (38 años). Ya pasaron 43 días, se acercan las fiestas y la familia Alé brindará sin Ariel, salvó un milagro al cual se aferran.

Lo último que se supo del mecánico de General Rodríguez que se dedicaba a la compra y venta de autos, es que fue desde su casa del barrio “las latas” hasta el domicilio de Damián Álvarez, en el barrio “La Providencia” de Francisco Álvarez (Moreno).

La familia Alé. Ariel a la izquierda y Fátima a la derecha.

Desde ese día y esa “maldita” salida, para venderle uno de sus autos a Álvarez, no se sabe nada más de Alé. La última vez que se conectó su teléfono fue a las 10.40 de ese día y en esa casa. Sí, se encontraron rastros de sangre humana en varios lugares del domicilio del único sospechoso y detenido, quién declaró ante la justicia que le pagó 480 mil pesos por un auto y dos motos, a Alé que (según Álvarez) “agarró la plata y se tomó un remis a Córdoba”.

Te puede interesar  RODRÍGUEZ: LANZAN MORATORIA 2019

“Se hubiese ido en moto. Mi hermano nunca en su vida tomó un remis y en su celular no tenía números de remiserías. Él nunca se desprendería de todos sus vehículos y menos irse sin avisar a la familia”, enfatizó Fátima Alé, hermana de Ariel, a Sector Prensa.

En los últimos días, quedó firme la prisión preventiva de Damián Álvarez, más allá que el único sospechoso había pedido la excarcelación y el cambio de caratula que es “homicidio calificado criminis causae”. El riesgo de fuga del detenido, que es de nacionalidad uruguaya, fue el principal motivo para no otorgarle la excarcelación. Además, se negó a declarar el 7 de diciembre y cambio varias veces su testimonio.

“Mi corazón me dice que mi hermano está vivo, pero si uso la razón, por la sangre encontrada en la casa del detenido, pienso que no lo está”, confió Fátima a este medio.

La hermana de Ariel hace hincapié en la cantidad de sangre encontrada en el domicilio de Álvarez porque eran charcos y en varios sitios: “En el interior del lavatorio y las canillas, en el piso de baño y en el piso de la cocina comedor había sangre. Lo vi en las fotos que me mostraron del lugar”, contó la hermana de Ariel que también observó en los registros fotográficos las pésimas condiciones en las que vivía el detenido, de cuál ya conocen sus rasgos psicópatas (fue denunciado por su propia madre por violencia de genero).

Te puede interesar  GRAL. RODRÍGUEZ: COMENZÓ LA PARTICIPACIÓN EN LOS BONAERENSES

Recién se sabrá en febrero si la sangre hallada en el lugar pertenece a Alé (se confirmó que es humana) y eso ralentiza todo el proceso. Además, la familia pide que se realicen rastrillajes. Aunque por ahora los hacen ellos mismos: “Recorremos campos y hacemos pozos para buscar a mi hermano, cuenta la hermana del mecánico a corazón abierto, explicando que junto a amigos de Ariel van a diferentes descampados (en la zona hay muchos) para buscar desesperadamente su cuerpo.

“También los seguimos buscando en los hospitales, porque no hay registros confiables. Ayer estuvimos en San Antonio de Areco y San Andrés de Giles”, afirmó Fátima, 12 años menor que Ariel, que no deja de buscarlo.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *