TRUMP CULPA A LOS VIDEOJUEGOS POR LOS TIROTEOS EN LAS ESCUELAS

El actual presidente de los Estados Unidos ha vuelto a dar qué hablar al culpar a videojuegos y películas de volver violentos a los jóvenes.

Donald Trump ya ha causado polémica numerosas veces en el pasado. Todos hemos escuchado alguna vez sus comentarios xenófobos e intolerantes, y hasta opiniones sin sentido alguno. Esta vez, el presidente de los Estados Unidos de América ha vuelto a causar revuelo hablando sobre el tiroteo en la escuela Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, Florida.

Nikolas Cruz, de tan sólo 19 años, asesinó el pasado 14 de Febrero a 17 personas en Parkland con un rifle semiautomático. Tras arrestarlo, la policía descubrió que Cruz contaba con más armas en su posesión, como una pistola, una escopeta, y varios cuchillos. Según reportes de la policía, las publicaciones online de Cruz denotaban una conducta sumamente xenófoba y extremista, conteniendo una alta cantidad de insultos especialmente hacia negros y musulmanes. Sin embargo, nada de esto parece tener importancia para Donald Trump. En lugar de hablar de lo fácil que es conseguir armas en Estados Unidos, o de la falta de educación con respecto al respeto mutuo, el presidente decidió echarle la culpa a los videojuegos, en un mensaje bastante confuso.

“Tenemos que hacer algo con respecto a qué ven y cómo lo ven, y también los videojuegos, estoy escuchando más y más gente decir que el nivel de violencia en los videojuegos está alterando el pensamiento de los jóvenes, y luego das un paso más y tienes las películas, las ves, y son tan violentas, y un chico puede ver la película si no tiene sexo pero sí contiene muertes, y tal vez tienen que poner un sistema de categorías para eso, y el hecho es que tienes películas que salen y son tan violentas, con asesinatos y todo eso, que tal vez eso es otra cosa que tenemos que discutir”.

Ese párrafo ha sido traducido directamente de una conferencia en vivo. Parece ser que la oratoria no es el fuerte de Trump, pero más allá de eso, hay dos cosas que llaman muchísimo la atención: Primero que nada, que dice que debería haber un sistema de categorías que regule qué películas puede ver un chico. Ese sistema ya existe -de hecho hay múltiples sistemas alrededor del mundo para encargarse de eso-, tanto en películas como en videojuegos, algo que Trump parece no saber. El otro punto a mencionar es, claramente, que el presidente de Estados Unidos culpa a los videojuegos y películas por causar violencia.

Vamos a pensar por un momento: los videojuegos existen en todo el mundo, y las películas también. Las generaciones recientes han crecido jugando videojuegos, haciendo amigos por jugar juntos. Yo mismo crecí jugando, formando memorias únicas con mis padres y amigos. Sí, jugué juegos violentos. Sí, vi películas violentas. Y aún así, nunca le pegué a nadie en mi vida. ¿Por qué? Simple: desde que soy chico se me enseñó la diferencia entre la ficción y la realidad, cómo la violencia no soluciona nada, y cómo hay que ser tolerante con todos. Tanta gente en el mundo ha visto películas violentas, y ha jugado videojuegos violentos, y aún así el mundo no está sumido en el caos permanente. Sin embargo, Estados Unidos ya ha tenido 12 tiroteos en las 9 semanas que transcurrieron de este año.

¿Qué tal si, en lugar de pedir regulaciones que ya existen, el presidente hablara de cómo muchos padres no se interesan por ver qué productos consumen sus hijos? ¿Qué tal si educaran a los niños para que sepan distinguir la realidad de la ficción? ¿Qué tal si concientizaran a la gente con respecto al uso de armas? ¿Qué tal si regularan la venta de las mismas para asegurarse de que no se puedan conseguir así de fácil? Claro, Donald Trump no puede hacerlo. Después de todo, hablamos de un hombre que recibió más de 30 millones de dólares durante su campaña, enviados por la NRA -Asociación Nacional del Rifle-, una empresa fundada principalmente por fabricantes de armas.

Donald Trump no es el único en culpar a los videojuegos. El gobernador de Kentucky, Matt Bevin, ha dicho que “las armas no son el problema, sino que se trata de un problema cultural”, en el cual los videojuegos violentos hacen que celebremos la muerte, y que “somos forzados a aceptar estos videojuegos con la excusa de respetar la libertad de expresión”. Claro que Bevin no menciona el hecho de que no hay estudios que comprueben que los videojuegos nos vuelvan violentos, mientras que sí hay estudios que muestran que un mayor control sobre las armas -sin prohibirlas, sino tan sólo agregando control sobre las licencias de las mismas- reduciría las muertes causadas por armas en Estados Unidos.

Para terminar esta nota, habría que aclarar que, si bien se supone que se publiquen notas sobre tecnología, no se podía pasar por alto este tema. No sólo tiene relación con los medios audiovisuales, sino que, como desarrollador de videojuegos, me vi obligado a comentar respecto a este asunto. Es justo que, si hay alguien tan poderoso hablando públicamente en contra de algo que forma gran parte de las experiencias de los jóvenes de hoy en día, también haya gente que se haga oír para defender su postura.

Martín Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *