IVÁN CORREA Y ALEJO SOSA, EL DÚO QUE LLEVA SU MÚSICA AL COLECTIVO

Los artistas callejeros contaron sus experiencias dentro de los colectivos de Merlo y cómo comenzó todo.

Iván Correa y Alejo Sosa, son dos artistas callejeros que se ganan la vida con su música. Ambos, se dedican a cantar en los colectivos que circulan por el distrito de Merlo, comienzan a la mañana y finalizan a la tarde-noche. En una entrevista, contaron cómo comenzaron este trabajo, expresaron a dónde desean llegar con este arte y demás.

“El que tomó un colectivo en Merlo, seguramente me vio y conoce. Siempre voy con un amigo del barrio, Alejo Sosa, que fue con quien comencé a cantar en los colectivos, después él empezó a hacer otras actividades. Normalmente, yo subo en el skate park y en la clínica privada de Merlo. Estoy desde la mañana hasta la tarde-noche, intercalado”, contó en Radio Búnker 94.9, en el “Tanke de Búnker” (lunes a viernes, de 10 a 13hs). “Hace seis años que hago esto”, completó.

“A principio de mes, donde la gente está más contenta y hay más movimiento de plata, me levantó a las 8 de la mañana y empiezo tipo 9hs, hasta las 12:30hs. Después agarro el recorrido del 1 o 4, hay menos circulación de chicos que van al colegio. Después, arranco tipo 13:30hs o 14hs y termino 19hs o 20hs. Los días que hay menos plata y la gente está complicada, porque es una realidad, lo hago de 8hs a 14hs”, describió sobre su jornada laboral.

La música que interpreta en el colectivo: “Más que nada, hago cuarteto porque es más alegre. Me gusta todo tipo de música, pero con Alejo hacemos cuarteto”, dijo.

Iván, recordó su inicio en la música: “Tengo un amigo en el barrio, Matías, que me enseñó a tocar la guitarra. Él me prestaba la guitarra que era de su abuelo, que no tenía cuerdas, y como mi familia no pasaba un buen momento, le pusimos unas tanzas de cortar pasto como cuerdas. Ahí aprendí las notas, empezó a tocar a los 13 años y me compraron mi primera guitarra a los 15”.

“Nunca fui a tomar clases de guitarra. Siempre lo que hago es desde la pasión por la música. Yo me dedico a esto, y me gano la vida con esto, porque es lo que amo hacer. Entonces, decidí no dedicar mi tiempo a otra actividad parar poder hacer lo que me gusta, me llena más”, agregó.

“Estaba sentado tomando una gaseosa, me había quedado sin trabajo. Yo estaba tocando una canción, y un amigo me tira con un vuelto de 100 pesos. Entonces, ahí me levanté y me fui a la casa de Alejo, le dije que vayamos a tocar la guitarra en el colectivo. Subimos e hicimos como 500 pesos, era mucha plata en ese momento”, narró.

“Yo dije que estaba loco. Él me insistió porque era medio tímido, cerrado. Nos juntábamos, hacíamos un par de temas, y después cada uno a su rutina. A veces es medio forzado, porque vos y la gente no están listos”, contó Alejo.

Iván, expresó su deseo de llegar lejos con la música: “Ya estamos acá. No busco ningún trabajo en blanco, por lo menos yo, ni hacer ninguna otra cosa. Si lo complemento con algún negocio, porque capaz necesito, pero estoy enfocado a la música”.

“Los días que venían flojos, yo hacía otras actividades o cosas de construcción para complementar. A veces, te tira el querer aflojar, pero quiero seguir en esto”, añadió Alejo.

Ambos indicaron que no solamente se movilizaron por el transporte merlense, ya que han estado en otros distritos: “Fuimos a Morón también. En el lugar donde está la base, pasan muchos colectivos. Es otra manera de trabajar”.

La relación con los colectiveros: “A veces te das cuenta por el gesto, miran para arriba y hacen como que no te ven. Hay algunos que son como árbitros de fútbol, te levantan la mano, te hablan, te hacen las señas y confunden, pero siguen de largo”, explicaron.

Sumado a los colectivos, señalaron que realizaron su trabajo en el tren Sarmiento: “Hemos tenido problemas con algunos vendedores, pero con otros hicimos amistades, son gente muy humilde. La gente tuvo una respuesta positiva sobre nuestro trabajo. A pesar de alguna mala experiencia, seguimos yendo al tren cuando esas personas no están”.

Con respecto al sistema dentro de los colectivos, aclararon: “Si ven que uno está por subir, esperan que llegue el otro colectivo. Si ves a alguien nuevo, tratás de saber de dónde viene por el tema de la seguridad, porque hay gente que roba celulares y todo eso”.

Las invitaciones a eventos: “Tengo un Instagram que es para contrataciones (Shows Iván Correa). Los mismos colectiveros nos han invitado a cumpleaños, fuimos a tres distintos. También, nos invitaron a juntadas y bares”, indicó Iván.

El dúo, admitió que es “complicado” el primer colectivo de la mañana: “Tratamos de buscarle la vuelta para hacer reversiones, juegos, que el tema salga lindo, aunque no va a salir con la misma fuerza que a las 17hs”.

Cómo afectó la pandemia a su trabajo: “No salimos. Habremos estado un año y medio sin salir. Nos la rebuscamos con algún ahorro, haciendo un emprendimiento, pero ahí si es un esfuerzo por levantarte. No es algo grato como cantar, no es lo que te gusta, pero siempre manejamos energía alta”, concluyeron.

LOURDES SURIANO Y SU EQUIPO BUSCAN SPONSORS PARA IR AL MUNDIAL