MAXI FEROLETO: TODA UNA VIDA CON LA MÚSICA

El cantante repasó sus inicios en la música, qué lo llevó al vínculo con la guitarra y recordó como consiguió la primera. Sumado a esto, también habló de su carrera y actualidad, lanzó una nueva canción.

Maxi Feroleto, cantante oriundo de Lugano, se inicio en la música con tan sólo 12 años. En una entrevista radial, contó cómo comenzó este vínculo, sobre todo con la guitarra, el recuerdo del primer instrumento y habló acerca de la actualidad.

“Tenía 12 años, hacía muy poco había salido disco de La Renga, ´despedazado por mil partes´, me partió la cabeza. Tenía unos amigos que ya tocaban guitarra, y tocaban algunos acordes del tema ´La balada del diablo y la muerte´, y yo decía que necesitaba poder hacer eso. Entré por ese lado. Si bien, ya conocía de instrumentos, le prestaba mucha atención. Eso fue lo que me terminó de empujar hacia el vínculo con la guitarra, que fue el primer instrumento que aprendí a tocar”, recordó en Radio Búnker 94.9, en el “Tanke de Búnker” (lunes a viernes, de 10 a 13hs).

El artista, contó cómo llegó a su primera guitarra: “La situación estaba complicada, era difícil. Yo tenía mis ahorros, siempre uno tiene moneditas en la alcancía, y se acercaba mi cumpleaños. Así que me encargué de avisarles a todos que, el mejor regalo era que puedan ayudarme a comprar mi primera guitarra eléctrica. Me dieron bolilla, así que pude acceder a la guitarra para mi cumpleaños”.

Luego, agregó: “La guitarra era una Squier de Fender Stratocaster, estaba 340 pesos en ese momento, y venía con funda y un amplificador chiquito de la misma marca. En la época del uno a uno, en el año ´99”.

Su primera banda, creada en la crisis, con tan sólo 15 años: “Se llamaba La Vigilia, fue producto de la crisis. Éramos adolescentes, amigos de la secundaria, la cuestión en la calle estaba bastante complicada y emergían distintas agrupaciones de música, arte en general. Nos tocó un poco de ese lugar, salir a hacer algo, cantar, contar y mostrar, qué opinábamos de lo que estaba sucediendo. Era inevitable”.

El proceso de integrar una banda a destacarse como solista: “Fueron unos nueve o diez años aproximadamente con la banda, de mucho rodaje, circuito under, escenarios y pocos recursos, costaba mucho grabar un demo. La vinimos peleando, hasta que distintas cuestiones de la vida, ya estábamos más grandes y cada uno tenía su perspectiva y carrera profesional en mente. Se hizo difícil mantener el vínculo de banda, mantuvimos el de amistad. De repente me encontré con que tenía muchas canciones a cuesta, la mayor cantidad de composiciones eran mías, y quise ver qué pasaba, quería seguir con esto. Tuve unos años de ver qué hacía, yo no era cantante, era guitarrista y compositor. Empecé a aprender a cantar, es algo que no se termina nunca”.

Su primer disco: “Arranqué en mi casa, había aprendido a grabarme con el tiempo. Empecé a encarpetar las canciones, hice una lista, para después ir eligiendo las que tenía y otras que iban surgiendo. Las tuve que adaptar a mi forma de cantar, mi tonalidad. Antes de entrar al estudio, fui con unos amigos músicos para interpretar distintos instrumentos, creía que era clave que sean interpretados por ellos. Por suerte se coparon y participaron de la grabación del disco. Fue una experiencia linda. Quizás hoy, creo que esto nos pasa a la mayoría de los artistas, nos gustaría volver a hacer todo devuelta y cambiar cosas. Pero creo que es una linda foto de experimentación”.

Con respecto a la canción ´Control, descontrol´, la cual abre su disco, explicó: “Tiene que ver con la mirada crítica del adoctrinamiento, que por ahí como jóvenes vamos experimentando de distintas instituciones. Ahí ya tenía una visión rupturista con lo que fue la secundaria, estaba cursando las primeras materias en la facultad. Lo leía en esa clave, que no sólo a mí, muchos amigos se dieron cuenta que vivíamos una realidad distinta a la que nos pintaban cuando éramos estudiantes. Me quedó dando vueltas siempre esa cuestión del control excesivo de las cosas, como terminan generando cierto desorden. Uno puede ingresar por la puerta y salir por la ventana”.

“Ese disco salió en 2017. Lo empecé a grabar unos años antes, me tomé un tiempo para poder terminar de editarlo. Tiene diez canciones, bastante variado. La idea mia era, como estaba en la búsqueda de nuevos sonidos y estilos, tiene canciones como esta, más rockeras. Es una buena oportunidad para descubrir, invitar a que lo escuchen”, añadió.

Además, indicó que hay otro trabajo discográfico: “Es del año pasado, se llama ´Dinámica´, salió en plena pandemia. Es un disco que lo tenía terminado antes de que entremos en pandemia, pasó lo que pasó. Lo terminé sacando, ahora voy a presentarlo en vivo”.

Con respecto a su último material, dijo: “Es una nueva apuesta, un poco la realidad actual, donde se van adelantando canciones sueltas por una cuestión de recursos, es muy difícil grabar un disco. Y los tiempos apremian, el consumo masivo de música es cada vez más grande y te deja menos margen de poder editar algo. Ahora estoy probando con un single nuevo, se llama ´Bajo esta piel´, que probablemente pase a ser parte de otro disco, ya estaba terminado y tiene que ver con todo este contexto que estamos viviendo”.

Sobre la posibilidad de hacer recitales, afirmó: “Estuve averiguando, la mayor oferta es para tocar en acústico, probablemente en octubre esté anunciando alguna fecha. Estoy reversionando algunos temas y pasándolos a acústicos, también con mucha expectativa porque es un gran desafío”.