“ME ENORGULLECE MUCHO LLEVAR LA BANDERA DE MERLO”

Celeste “Chucky” Alaniz expresó lo que siente al representar el distrito y dejo sus sensaciones previas a la pelea por el título mundial. Además, nos contó su historia de vida.

Luego de la presentación de la pelea por el título mundial en la categoría Mosca, que se realizará en Ferro de Merlo, Celeste “Chucky” Alaniz dialogó mano a mano con Sector Prensa. Además de mencionar el combate, nos contó acerca de su historia de vida y demás.

“La verdad que estoy muy contenta. A medida que pasan los días y se ven los movimientos de la pelea, me dan más ganas de que llegue el día”, expresó. Cabe destacar, la lucha por el título será el 18 de junio y la venta de entradas será en el gimnasia JCL.

El representar a Merlo: “Eso es algo que siempre resaltó, que voy a llevar a Merlo a lo más alto. Me enorgullece mucho llevar la bandera de Merlo”, dijo.

Luego, entrando en su vida y los inicios en el deporte, contó el tiempo que lleva en el mundo del boxeo: “Hace diez años que entreno, llevó una carrera amateur de 85 peleas. La verdad que me enfrenté contra todas. Cuando vimos que ya no había más metas, había cumplido con todo, fui campeona nacional y regional, dimos un pasito más para el boxeo profesional. Llevo 12 peleas, cuatro ganadas por nocaut. Voy por todo”.

“Chucky”, destacó el apoyo de su familia en su carrera y los esfuerzos que hace un deportista: “Capaz que tenés ganas de ir a un lado a pasear, pero tenés que quedarte a entrenar. Yo prefiero quedarme entrenando, después se va a poder disfrutar. El apoyo de la familia es muy importante en la carrera. Lo mío era pelear todos los sábados, me invitaban a salir y yo decía que tenía que pelear. Sumé muchas peleas, lo mío es entrenar y pelear, otra cosa no me gusta”.

El origen de su apodo: “Se basa en mi personalidad desde chica. Mi mamá me dice Chucky desde que era bebé, cuando empecé a caminar y hacer macanas. Después, cuando me hice profesional y buscamos un apodo, quedó Chucky. Hoy soy más Chucky que nunca”, explicó.

Por otra parte, Alaniz afirmó que busca intimidar a sus rivales con la mirada: “Tengo una mirada muy penetrable. Las miro como diciendo ´te voy a arrancar la cabeza´, algo así. Después tengo que demostrarlo arriba, ahí es donde se muestra, pero es lindo intimidar un poquito para que sepan a quien se van a enfrentar”.

La oriunda de Merlo, remarcó que el boxeo la sacó de las peleas callejeras: “El boxeo me mostró que pelear en la calle es tener riesgo de que te pase algo. En mi caso, yo iba a la escuela y me peleaba, lo mismo en la calle. Tenía a mi hermana, eramos compañeras, ella era como Dios y yo el diablo, para que se den una idea. Hoy en día, ver todo el cambio es lindo, y quizás también es ejemplo para muchos que se pelean en la calle. Hay que tomar un poquito de conciencia con eso, te pueden matar”.

“Arranqué a entrenar y tenía a mi nena de tres meses. Nunca se me pasó por la cabeza dejar, pero creo que eso fue también por el apoyo que tenía. Quizás yo no podía ir a entrenar o tenía a mi nena con fiebre, mi entrenador me apoyaba en eso y cambiaba horarios. Por eso siempre digo que todo se puede, no hay excusas”, subrayó.

Sobre su hija, manifestó su deseo de que realice algún deporte: “Me gustaría que haga algún deporte, cualquiera. Hoy en día está haciendo boxeo, pero no le gusta mucho, lo hace por hacer deporte. Pero lo que elija va a estar bien”.

En cuanto sus referentes, indicó: “Desde que arranqué, siempre miré a la ´Tigresa´Acuña por ser la número uno, siempre la admiré. La veía pelear y decía que algún día iba a estar yo en ese lugar. Hoy estar cumpliendo eso, la verdad que me trae recuerdos de los inicios, es lindo”.

El mensaje para las boxeadoras que buscan seguir su camino: “Siempre que hagan algo, así les cueste, que se esfuercen y van a poder. Que nada es imposible, todo cuesta, pero hay que darle para adelante”, concluyó.

“CHUCKY” ALANIZ ANUNCIÓ SU PELEA EN MERLO POR EL TÍTULO MUNDIAL