“VIVIMOS EN UN BARRIO DONDE MUCHAS VECES LA GENTE NO TIENE PARA COMER”

Sector Prensa entrevistó al músico Franco Lozano, integrante de Perros Vagabundos. Conocé su historia, la trayectoria de la banda y el mensaje que deja a sus seguidores.

El rock no es sólo un género musical, muchas veces es utilizado para dejar un mensaje o contar una historia. Continuamos metidos en este mundo y hablamos con Franco Lozano, integrante de Perros Vagabundos, para que nos cuente un poco de su historia de vida. Además, recordó los inicios de la banda, mencionó lo que hay detrás de su barrio y afirmó que buscan dar un mensaje.

SP: – ¿De dónde venís y hace cuánto te dedicas a la música?

FL: – Soy de Merlo Norte, tengo 24 años. Soy músico desde los siete años.

– ¿Cómo se creó la banda?

– La banda se formó a fines de 2008, la integrábamos Francisco Lozano, Francisco Pérez Ledesma y yo.

– ¿Por qué se eligió ese nombre?

– Lo eligió mi hermano Francisco, el “Pache”. Éramos muy chicos, Francisco tenía ocho años. Pero tenía bien claro lo que quería.

– ¿Cómo comenzó el amor por la música?

– Empezó de muy chico. Siempre escuché rock, de la mano de mi papá, tíos, etc., y me compré una guitarra que no sabía cómo usar. Hasta que conocí a Francisco Pérez Ledesma, le decimos el Dengue, y empezamos a investigar. Él ya sabía tocar y me enseñó un poco, terminamos aprendiendo juntos. A la par, “Pache” siempre estuvo atendiendo.

– ¿Desde chico tenías pensado armar una banda?

– Nuestro primer sueño fue formar una banda y tocar en los bares, auditorios, teatros, donde se pueda. Con el tiempo lo logramos y nos sentimos realizados. Pero bueno, los sueños se reciclan y cambian. Es decir, uno no se conforma y apunta más arriba.

– ¿El nombre se basó en algo?

– Cuando empezamos hacíamos rock and roll. Por lo general, las bandas hacían referencia a la gente de la calle, al rebelde, a la persona fuera del sistema, y creo que el nombre fue para ese lado.

– ¿Cuánto le dedicas a la música?

– Todos los días, todo el día. La música es parte de mi vida. Estoy en el trabajo cantando, escuchando música o pensando arreglos para las canciones de la banda. Algunos lo llamarán obsesión, yo le digo dedicación y amor.

– El rock, ¿sigue teniendo hoy eso de la calle y la rebeldía?

– Totalmente. Nuestras canciones hablan desde la postura de chicos de barrio, tienen muchas de nuestras vivencias y el mismo espíritu que cuando empezamos. Más allá de que sea un rock o reggae, el sentimiento es el mismo.

– ¿Tratan de dejar mensajes con sus letras?

– Todo el tiempo. Ya sea de amor, amistad o concientizando, siempre dejamos un mensaje positivo. En el nuevo disco hay una canción que se llama el 22, habla un poco sobre un chico de pocos recursos que trata de ponerle el pecho a la vida, dentro de sus posibilidades, y desde el lado que el sistema y la marginalidad lo obliga a hacerlo.

– Cuando decís vivencias, ¿te referís a que pasaron por una situación así de estar marginados o calle y rebeldía?

– Vivimos en un barrio donde muchas veces la gente no tiene para comer, eso se ve y se siente cuando salís a la vereda o al kiosco. Amor, calle y rebeldía, es algo de todos los días. Tampoco nos hacemos los rebeldes, pero tenemos el espíritu. Espíritu adolescente, si quieren llamarlo de una forma. Tenemos nuestras convicciones marcadas e inamovibles.

– ¿Sus letras buscan visibilizar eso que se vive en el barrio?

– Totalmente. Tratamos de reflejar al barrio, ya sea en nuestra manera de expresarnos o cantando algo que pasa.

– ¿Te gustaría vivir de la música?

– Creo que es el sueño de todo músico, poder vivir de la música. Uno sueña y pelea todos los días por eso.

– ¿Hoy la banda es un hobbie o es más que eso?

– Es un sueño. Un trabajo al igual que cualquier otro, se le pone empeño, amor y dedicación.

– ¿Cuál es tu otro trabajo?

– Trabajo en una empresa que distribuye químicos a grandes empresas.

– ¿Qué proyectos hay en Perros Vagabundos?

– Estamos en plena grabación del tercer disco. Cuando lo terminemos, lo vamos a presentarlo y veremos que repercusiones tiene.

– ¿Para qué fecha estaría?

– Fin de año, principios del que viene, ya va a estar en la calle. Queremos sacarlo para el verano.

– ¿Tienen el nombre y cantidad de temas?

– Va a tener diez canciones, pero por respeto a mis compañeros no puedo contar mucho sobre el disco. Lo único que puedo decir, es que una canción es mejor que la otra.

– ¿Cómo se sostiene la banda?

– Lo sostenemos nosotros mismos. No tenemos productora ni sello, es todo a pulmón.

– ¿Cuánto sacrificio se hace?

– Es algo de todos los días. Todos los días uno deja algo por la banda, tiempo, dinero, etc.

– ¿Te acordás del primer recital?

– El primero fue para los corsos de Merlo Norte, en 2011. Una experiencia hermosa. La primera presentación de nuestras vidas y tuvimos la suerte de tener un sonido profesional.

– ¿Sus discos se lanzaron de forma física o digital?

– De las dos formas, tanto física como digital, asi tratar de abarcar la mayor cantidad de público.

– ¿Qué cambió en ustedes y la banda en estos años?

– Uno de los cambios más grandes es la edad, somos más responsables y no tenemos ganas de joder. Estamos apostando a este sueño, y todos tiramos para el mismo lado. Otros cambios es en la música, estamos más maduros en ese sentido. Con cada demo o disco, se nota la evolución musical. Eso es algo lindo y natural.

– ¿Comenzaron con rock y después agregaron otros estilos?

– Claro. La banda fue mutando y hoy somos una banda de rock que se anima a hacer reggae, ska y funk.

– Además del disco, ¿qué es lo próximo que se viene?

– Tenemos muchas fechas para presentar el disco, esperemos que se pueda. Vamos a tratar de darle mucha difusión y llegar al interior y radios. Pero bueno, el tiempo nos mostrará que es lo que se viene. Todo es incierto, pero seguro trae muchas cosas buenas.