jueves, mayo 30, 2024
CulturaDestacadasPolítica

¿Cuál es la realidad del cine nacional en tiempos de Milei?

La productora y referente de Cine Argentino Unido, Oriana Castro, contó que se dejará de apoyar festivales naciones de cine y el lanzamiento de películas argentinas. Por otra parte, señaló que el Instituto de Cine mantiene deudas con productoras.

El gobierno nacional, que apuntó contra la cultura en el último tiempo, ahora va por el cine. Oriana Castro, quien se desempeña como productora de Cine Argentino Unido, contó cuál es la realidad del sector durante el mandato de Javier Milei en estos meses. La referente de la asamblea remarcó que se dejó de apoyar festivales nacionales, y que «es complejo» entender los primeros dos puntos del comunicado emitido por Carlos Pirovano. Luego, señaló que el Instituto de Cine se encuentra «acéfalo» hace un tiempo y mantiene deudas. Además, agregó que no se renovaron contratos, por ende, hay personas despedidas.

«En el día de ayer, se conoció la primera resolución que sacó el Presidente en funciones del Instituto de Cine, el señor Carlos Pirovano, que un poco anticipa la línea que ya había dejado entrever el gobierno nacional. La centralidad está puesta durante determinado tiempo en el ataque a una institución, pero alcanza a todas las áreas del Estado. Ahora le tocó al Instituto de Cine. La resolución paraliza al instituto en casi todas sus funciones. Por un lado, se discontinúa el apoyo a los festivales de cine nacionales, que se hacen hace años a lo largo y ancho del país, y se da en comunidades donde muchas veces no hay salas de cine. También se discontinúan todas las colaboraciones institucionales. El punto 1 y 2 de la resolución es complejo entender el alcance, son como muy generales», contó en entrevista con el programa «El Tanke de Búnker», en Radio Búnker 94.9.

«El apoyo al lanzamiento, ya de por sí es complejo estrenar películas nacionales, tiene que ver con generar oportunidades en las salas para las películas argentinas. Por otro lado, la no renovación de los contratos, que son despidos. Además, ya la producción está paralizada. Nosotros tenemos un Instituto de Cine que hace tres meses está acéfalo, con productores de diferentes tamaños, con los que se tienen deudas por diferentes películas, en algunos casos es muy crítico. Y ahora, la resolución no da plazo como para que se empiece a cumplir con esos compromisos adquiridos», agregó.

¿Qué es Cine Argentino Unido?: «Es una asamblea que surge en el último trimestre del año pasado cuando, a partir de los ataques continuos en los medios de comunicación por parte de Milei como precandidato y sus voceros, decían que iban a cerrar el Instituto de Cine y atacaban a las productoras. La asamblea tiene una lógica que incluye a muchos de los espacios, que históricamente vienen trabajando en las denominadas asociaciones, que nuclean a diferentes actores, también se sumas estudiantes, técnicos, distribuidores», explicó.

El objetivo de Cine Argentino Unido: «En primera instancia, queremos visibilizar y dar insumos para que se pueda cortar con ciertas fake news constantes, que generan una carga de prejuicio muy grande en una parte de la sociedad. Queremos desactivar eso de que las películas argentinas no las ve nadie. También estamos trabajando en acciones de solidaridad internacional, porque el cine argentino es muy respetado en todo el mundo. Trabajamos en crear un espacio de contención, de difusión y organización, que nos permita generar algún tipo de resistencia desde lo institucional», remarcó Castro.

«Es un momento muy complejo, se está atacando a todas las áreas del Estado, todos los sectores de la sociedad están muy golpeados. Hay cosas muy graves que están pasando, como pacientes oncológicos que no reciben su medicamento. Nosotros podríamos sumarnos y contribuir a Unidos por la Cultura, que tiene una convocatoria más aceitada. Entendemos que no tenemos que trabajar únicamente en la movilización sectorial, es el cine, pero es la cultura en general. No podemos salir en una semana porque si la movilización no está bien pensada ni armada, no hacen mella en la sociedad», concluyó.