SEGÚN LA OMS, LA ADICCIÓN A LOS VIDEOJUEGOS YA ES UNA ENFERMEDAD MENTAL

En su más reciente Clasificación de Enfermedades y Problemas de Salud, el organismo internacional define el patrón de comportamiento para diagnosticar este trastorno.

Desde el 1 de enero de 2022, abusar de los videojuegos podría significar que una persona padece de un trastorno mental denominado “Trastorno de los Juegos”, así lo publicó la OMS en su más reciente versión de su Clasificación Internacional de Enfermedades, (CIE-11).

Ahora, con el trastorno integrado a su clasificación, la OMS deberá tomar medidas para esta adicción a los videojuegos y así prevenirla.

El “Trastorno de los Juegos”, está dentro del CIE-11 debido a los diferentes comportamientos adictivos que suelen sufrir algunas personas. Evidentemente una maratón de videojuegos no significa que estés mentalmente enfermo, pero el abuso sí podrá ser detectado y tratado por la comunidad médica como cualquier otra enfermedad.

De acuerdo a la OMS, los ‘Trastornos mentales, conductuales o del neurodesarrollo’, categoría principal de la CIE-11, “se caracterizan por la repetida incapacidad para resistir un impulso o urgencia de realizar un acto que sea gratificante para la persona”, lo que podría llevar al deterioro de aspectos sociales, familiares, de educación o de trabajo de un individuo.

En septiembre de 2021 se dio a conocer el caso del primer niño en el mundo que fue hospitalizado por una adicción a los videojuegos.

Médicos especialistas atendieron a este niño por adicción al videojuego Fortnite, llegando a jugar poco más de 10 horas al día. Los profesionales recomendaron a todos los padres limitar el tiempo que pasan sus hijos jugando, así como que los más chicos de plano no tengan contacto con consolas u otros dispositivos “por una cuestión de desarrollo”.

Según expertos, lo que lo llevó a jugar más fue “un malestar emocional intenso”, por lo que intentaba evitar enfrentar la realidad que estaba cruzando, pasando cada vez más horas frente al videojuego.

¿QUÉ FUNCIONES LLEGARÍAN A WHATSAPP EN 2022?